logotype

Dr. Deseo

Dr. Deseo en ADA

 

Hay cuentos por inventar
No se puede poner palabra a lo que por su intensidad y utopía nos  sobrepasa y nos deja cambiados de por vida. Entonces no queremos hacer  una descripción fiel de lo que fue el concierto de Dr. Deseo en el  centro comunitario del colectivo ADA, sino compartir sentimientos y  percepciones de algo que sin la convicción colectiva de que vale la pena  hacer juntos no hubiera sido posible.
Dr. Deseo es un grupo del país Vasco, cuya historia se ha caracterizado por  crear desde los sentimientos más profundos haciendo lecturas de la  realidad pero vistas desde una sensibilidad totalmente íntima en el que  las fantasías, los miedos y los sueños quedan expuestos. La música de  Dr. deseo lleva la radicalidad política de quien se ubica en lo cotidiano del ser.
Para nosotras en el colectivo ADA encontrarnos con la disposición de Dr.  Deseo y Hermana Mary para venir a nuestro centro comunitario, estando  conscientes de las condiciones en las que trabajamos, fue muy  esperanzador y las horas que pudimos compartir con todos los músicos nos  dan luz sobre su cálida humanidad.
Tres palabras marcan la forma en la que buscamos crear en ADA: solidaridad, reciprocidad y  autogestion, pero lo cierto es que estas palabras son las guías de un hacer porque en México las condiciones para lograrlo son sumamente difíciles. Sin embargo como lo hemos visto una y otra vez es en el converger con otros y otras que las utopías se viven en el aquí y el ahora. En este sentido la disponibilidad de Dr. Deseo, Hermana Mary y Miguel Arsuaga, prensa solidaria, personas, organizaciones y colectivos y bandas locales (santa anita rock y la trola) que aceptaron la convocatoria para que en la unión de toda nuestra capacidad de trabajo lográramos levantar en el foro una sala de conciertos, los alimentos y el hospedaje. La emoción de dar difusión, barrer, crear un escenario, barrer de nuevo, acarrear agua, seguir barriendo, y al final vernos todos iluminados en una noche de buena música, de esa que alimenta el cuerpo, y el nacimiento de nuevos hermanos y hermanas, simplemente es darnos cuenta que esos otros mundos posibles existen en la medida que los decidimos vivir juntos y juntas.
Muchos podrían pensar que un concierto de rock no cambia el mundo, pero se equivocan, la música consciente, honesta, es revolucionaria, y en este momento en el que la indignación y la rabia nos comen cada día, la música es fundamental para ser otros y otras. Para nosotras la cultura es "como un cuchillo que hiende el futuro... la cultura es a la vez la expresión de la conciencia de que existe una alternativa y un estímulo para que hombres y mujeres piensen de manera diferente siguiendo sendas no autorizadas acerca del mundo en el que viven, trabajan y mueren” (Bauman). Es por esto que nos oponemos al marketing de la cultura, a la cultura de élite, a los institutos de arte y cultura que no pueden ver más allá de sus números, a las vías alternas que sólo quieren llegar al mismo lugar, un museo, una sala de concierto en un complejo más comercial que cultural, sitios muertos, sin esperanza.
En este sistema nos han hecho creer que sólo es mediante el gobierno que podemos decidir, que son los "políticos profesionales" los que saben cómo se deben hacer las cosas, pero si vemos dónde estamos ahora el 99% de la población del mundo ya sabremos que eso es falso, somos todos y todas, los comunes que habitamos este planeta los que podemos decidir cómo queremos reproducir nuestra existencia.
Sigamos sendas no autorizadas, imaginemos otros mundos, rompamos nuestros propios miedos y deficiencias, gocemos el ser y el estar, vivamos el deseo porque al final a esta humanidad aún le quedan muchos cuentos por inventar.
Con el corazón gracias a todxs.
ADA

 

{youtube}htJDaZGvEVQ{/youtube}